Loading...
Compartir Esto:

Como toda mujer inconforme con su cuerpo, buscaba realizar alguna bendita dieta que realmente me sirviera, y que se amoldara a mis necesidades. ¡Las reales!.. con poco tiempo, un montón de trabajo y familia qué atender.

Así que, luego de investigar y probar, encontré esta dieta milagrosa; y lo es no por perder kilos en poco tiempo sino porque en realidad es alcanzable.

Sabía que tenía que hacer un par de cambios en mis hábitos alimenticios, mi problema siempre fue la falta de tiempo; es decir, además de mis quehaceres diarios, llevar los niños a la escuela y a sus actividades, hacer las tareas del hogar y trabajar fuera de casa, tenía que hacerme tiempo para cocinar un menú más. El sólo imaginar eso, frustraba toda intención de iniciar una dieta.

Por lo que decidí empezar con sustitutos de mi comida diaria:

Pan (relación: amor y odio)

Empecé reemplazándolo por galletas habaneras, pan integral o tostadas. A medida que transcurrieron los días, fui reduciendo la ración, de a poco, no me quería torturar mucho con ese tema porque ¡amo el pan!

Gaseosas o bebidas de cola

Aunque no consumo regularmente gaseosas, cuando lo hago opto por la opción light, y también voy reduciendo la cantidad de vasos. Aunque si puedo evitar beberlas, lo hago.

Bebidas alcohólicas

Tampoco suelo beber seguido, pero descubrí que resultaba ser un gran inconveniente cuando tenía algún evento o reunión de amigos. En este caso opté por beber vino por encima de cualquier bebida, porque más allá de su graduación alcohólica, posee grandes beneficios.

Azúcar

Fue sencillo reemplazarla. Hay varios tipos de endulzantes bajos en calorías. Así que sólo tuve que prestar un poco más de atención para incorporarlos en mis comidas.

Jugos

Este sí que fue un grato cambio: dejé de lado los jugos artificiales y empecé a beber jugos naturales. A mis hijos les encanta, desde limonada hasta jugos de frutas mixtas. ¡Riquísimo!

Café

Este me fue muy fácil reemplazarlo por café verte. Además, este producto tiene múltiples beneficios, entre ellos que es un quema grasa natural. Su sabor es algo distinto, pero es sencillo acostumbrarse.

Desayuno

El desayuno es una comida básica que no puedes dejar de lado. Debes desayunar sí o sí porque no hacerlo ¡te engorda! Entonces decidí comer sin falta en este momento del día e hice algunos reemplazos, por ejemplo, sustituí los huevos y jamón, por huevo y verduras.

Mmm chocolate

Aún me sigue sacando suspiros. Esto sí que no era negociable para mí, no iba a prescindir del delicioso chocolate. Aunque no soy una gran consumidora, me gusta darme ese gusto con alguna película, por lo que en este caso opté por elegir chocolate negro, mientras más negro, más amargo y menos contiene grasa.

Frutas

Comer frutas siempre es bueno, pero hay algunas que es mejor evitar por su gran aporte calórico. Así que empecé a consumir frutas rojas, gran fuente de antioxidantes; y verdes, como manzana o kiwi, que poseen una buena cantidad de vitaminas.

Aderezos

A mí me encanta la mayonesa, pero decidí buscar en Internet y encontré que la puedo reemplazar por miles de opciones que incluyen queso crema, aguacate, aceite de oliva, etc. Opté por la opción light y ha sido sensacional.

Yogures

Empecé a preparar yogures caseros, la opción natural siempre es mejor. Sin embargo, a veces incluyo yogures light en el mercado. Lo que sí evito a toda costa es la crema.

¡Ah! También incorporé 30 minutos de caminata diaria. Bueno, casi diaria 😉

Compartir Esto:
Loading...