Loading...
Compartir Esto:

Existen personas que se sienten más a gusto realizando las actividades por las noches, y es en ese momento del día en que sienten que tienen disponible una mayor cantidad de energía. Por otra parte, aquellos que prefieren realizar las tareas diarias por las mañanas adoran contar con esas horas antes del mediodía.

Podríamos imaginar que a los últimos les cuesta menos levantarse por las mañanas. Sin embargo, para ambos tipos de personas deberíamos tener en cuenta un factor decisivo: la ansiedad. Ese estrés y tensión que sentimos muchas veces nos impide un buen descanso y, en consecuencia, no ayuda a que podamos sentirnos a gusto al levantarnos. Por eso, hoy compartimos contigo 3 trucos que te ayudarán a levantarte por las mañanas con energía y entusiasmo.

1. Marca objetivos realistas

Pretender levantarse a las 5 a.m. de un día para el otro puede ser posible, pero piensa en sostenerlo… ¿Todos los días te levantarás a esa hora? A menos que por cuestiones laborales estés obligado a levantarte con mucha antelación no tienes por qué exigírtelo a diario. Piensa en una hora que te resulte cómoda, que te permita unas 8 horas de descanso y un tiempo prudencial para cumplir con las actividades que debes hacer fuera de casa.

2. Piensa en aquello que quieres lograr

Destina unos minutos a pensar cada mañana antes de levantarte qué es lo que quieres lograr hoy. No tienen por qué ser metas grandiosas, sino aquello que te haría muy bien concretar. De esta manera, se convertirá en una luz que te guiará y te ayudará a levantarte con más entusiasmo y energía. Pero recuerda: en caso de que luego no salga como pensabas no dejes que el entusiasmo desaparezca. No olvides que todo tiene una razón de ser. Encuentra el lado positivo y continúa tu día con vitalidad.

3. No lo postergues

En ocasiones solemos dejar para otro día ciertos encuentros, visitas o actividades que nos nutren y nos llenan de energía. Si te levantas con la meta de visitar un amigo muy querido que no ves hace mucho, no lo postergues. Intenta que se concrete y disfruta de esos momentos. De esta forma, no solo te levantarás con energía y entusiasmo, sino que te irás a dormir con una sonrisa dibujada en el rostro (casi una garantía de que al día siguiente te sentirás de maravilla y con ganas de despertar al nuevo día).

Como ves, nuestra mente puede ser una gran aliada en las mañanas. En vez de pasar horas del día pensando en situaciones negativas que pueden llegar a acontecer en un futuro, enfócate en el presente: reflexiona (cada mañana, no antes) sobre actividades o encuentros positivos que ese día te llenarán de alegría. Programar la alarma a una hora acorde también será de gran ayuda para evitar el mal humor matutino. Esperamos que te sean de utilidad estos consejos y que los pongas en práctica mañana mismo.

Compartir Esto:
Loading...