Loading...
Compartir Esto:

Porque tu pareja huyó de la responsabilidad, por una tragedia, porque simplemente no era una buena influencia para tus hijos, te convertiste en madre soltera. El camino que debes recorrer parece largo, pero el amor por tus hijos te permitirá hacer cosas increíbles. Lo primero es que aceptes la situación, para prepararte. 

Lo ideal es que un niño tenga padre y madre, pero cuando eso no es posible, no se trata de que asumas el rol que falta, sólo debes ser una gran madre. Admitimos que es difícil, pero otras lo han hecho y tú no tienes por qué ser la excepción, pues eres una mujer llena de virtudes. Claro que es normal que las dudas y el miedo aparezcan de vez en cuando, pero sólo es cuestión de que te relajes y analices cómo actúas, con estos puntos que podrían convertirse en un problema para ti y tus hijos. En esta ocasión queremos ayudarte y animarte a transformarte en una súper mamá con hijos increíbles; es posible, si lo deseas con todo tu corazón.

1.- La sobreprotección y la dependencia

Muchas mamás recurren a los objetos materiales para suplir lo que falta a sus hijos, otras los cuidan demasiado y los hacen dependientes de ellas. Deja que tu hijo crezca, que tenga sus opiniones, respétalo. Cuídalo pero no lo abrumes. Evita que quiera controlar tu vida, ponle límites y enséñale a ser responsable.

2.- Cierra la puerta al pasado

A todos nos duele si algo no resulta como esperábamos y si hablamos del amor, ni se diga. Pero no puedes vivir en el pasado, mucho menos olvidarte del presente y dejar de soñar con tu futuro. Tienes todo lo necesario para lidiar con esa mala experiencia, toma la lección de vida que te brindó y continúa tu camino, pues recuerda que tu hijo seguirá tu ejemplo. Si permites que te afecte, sufres, te quejas una y otra vez, haces sentir a tu niño parte del problema -después de todo fue su padre quien te lastimó-, y que es un recuerdo constante de lo que te hicieron.

3.- No mientas a tus hijos sobre su padre

Considera la madurez que tienen tus pequeños según su edad, y diles la verdad en la medida de lo posible, así no habrá riesgos de que pierdan la confianza en ti. Es normal que cuando crecen y construyen su identidad, tengan dudas sobre su procedencia; sus preguntas no son para lastimarte ni para recordarte tus errores.

4.- Controla tu angustia

Habrá momentos difíciles pero tu hijo vale todos tus esfuerzos, y siempre habrá alguien con quien puedes contar, amigos o familiares que con gusto te apoyarán en lo que sea necesario. Toda tempestad pasa y ésta no será la excepción.

5.- No te aísles

No pienses que debes hacer todo sola y que en tu vida ya no hay lugar para el amor. Puedes recurrir a abuelos, tíos, primos, hermanos o amigos tuyos, para que tengan relación con tu hijo y así él cuente con una imagen paterna. Además, recuerda que tú y tu hijo no están luchando contra el mundo, no tienes por qué alejarte de todo lo que amas por este nuevo papel de mamá. Necesitas balance para ser feliz.

6.- Separa las necesidades de tus hijos y las tuyas

Es normal que con el tiempo sientas necesidad de tener pareja, pero no uses de pretexto a tu hijo, no necesitas buscarle un padre. No es bueno que lo expongas a conocer a muchas parejas, porque si la relación no funciona, saldrá lastimado. Procura que sea alguien con quien realmente veas un futuro, así todos tendrán estabilidad. Está bien que te diviertas, pero cuida a tu hijo para que una cosa no choque con la otra.

7.- Expresa tu amor

Y este es el punto más importante. Sí, cuidar de alguien, además de ti, es un reto; implica más trabajo, más ocupaciones, más pendientes para darle lo mejor, pero nunca debes olvidar expresar tu amor, dar palabras de ánimo, consejos, pasar tiempo juntos y que éste sea de calidad.

Ser mamá es uno de los trabajos más difíciles y satisfactorios que una mujer puede tener.

Compartir Esto:
Loading...