Loading...
Compartir Esto:

Un hombre estaba en su lecho de muerte en un hospital de Mumbai. Como entendió que ya no le quedaba mucho tiempo, llamó a su esposa e hijos. Mientras conversaba con ellos, una enfermera entró a la habitación y escuchó esta conversación.

 

El hombre miró a su hijo mayor y le dijo: “Tú tomarás los 15 hoteles de Borivali”.

Luego se dirigió a su hija: “Para ti, los 8 hoteles de Juhu”.

Y al hijo mejor le dijo: “Tú eres mi último hijo, el más querido. Para que tengas un futuro brillante, dejo a tu cargo las 20 oficinas en Nariman”.

Finalmente, se volvió a su esposa y le dijo: “Cariño, tú te quedarás con los 11 apartamentos en el complejo residencial de Lokandvale”.

La enfermera, impresionada por lo que había escuchado, se acercó a la esposa del moribundo y le susurró, “Oiga, usted tiene suerte de haber tenido un esposo tan bueno, rico y generoso. Seguro les dejó una gran fortuna”.

Pero la respuesta de la mujer no fue lo que esperaba: “¿Riqueza? ¿Quién habló de fortuna? Este hombre solo nos está repartiendo la tarea de entregar la leche por la mañana a los clientes de la empresa donde es repartidor”.

La enfermera salió de la habitación y no pudo reprimir más la risa.

 

Compartir Esto:
Loading...