Loading...
Compartir Esto:

En la actualidad los partos en casa se han hecho muy populares, pero no creas que es como en las épocas de nuestros abuelos, que todo ocurría en la cama. Hoy llevan tinas inflables, donde la madre da a luz con ayuda de parteras, y dicen que es una experiencia única. Justo eso quería vivir Alana Ferreira con su segundo bebé.

Para el gran día contaba con el apoyo de su marido y de su hija Luiza, además contrató los servicios de Michel Pampanin, fotógrafa que captaría los mejores momentos del parto y quien compartió algunas imágenes en redes sociales. El resultado fue espectacular.

El momento llegó. Empezaron las contracciones y Alana veía cómo todo se preparaba para la llegada de su bebé. Luiza andaba ocupada también, eligiendo el primer conjunto de ropa que usaría su hermanito; estaba muy emocionada.

Los dolores subían de intensidad pero Alana trataba de mantener el buen humor, hacía gestos para la cámara cuando podía.

Al estar completamente dilatada y empezar a pujar, recibió ayuda de una persona muy especial: su hija Luiza. Rápido la niña se metió en la piscina y ayudó a su madre.

Así llegó el pequeño al mundo. Todo era alegría y por unos segundos Alana se olvidó del dolor, sólo podía sentir dicha al sostener al bebé junto a su pecho y ver la cara de Luiza, impresionada por la valentía de su mamá.

Las parteras lavaron al nene y luego de pasar unos minutos con su madre, le pusieron el conjunto que Luiza eligió con tanto amor. Ella estaba lista para asumir su papel de hermana mayor.

Compartir Esto:
Loading...