post
Loading...
Compartir Esto:

post

Nunca juzgues por las apariencias. O aún mejor, nunca juzgues. 

La pareja de esta historia aprendió esta gran lección un día mientras hacían unas compras en los grandes almacenes americanos Walmart.

De forma muy cruel comenzarón a burlarse de una mujer rodeada de niños, dando por hecho que eran sus hijos y de diferentes padres, que no podían vestirlos bien y que se beneficiaba de dinero de ayudas públicas.

Pero otra mujer, que se encuentra en la misma fila para pagar, Lindsay Rae, se dio cuenta de qué era realmente esa mujer: una recién estrenada madre de acogida intentando entender cómo funcionaba el sistema de tarjetas, y cupones, para comprar a los niños los artículos de primera necesidad que tanta falta le hacían.

Entre esas compras, abrigos y zapatos para los tres pequeños que con valentía y bodad había acogido.

Esta historia me he dejado con un nudo en la garganta. Me ha hecho pensar en lo valientes y generosos que son los padres de acogida. En Estados Unidos, y quizá también en otros países, muchas veces estas personas son acusadas de acoger a niños vulnerables que no tienen quién los cuide, durante un tiempo, sólo para recibir el dinero de las ayudas del gobierno destinado a estos niños. Pero esto es una generalización muy injusta. Lo dicho, no juzgar.

Afortunadamente, Lindsay le dio a esa pareja ese día una gran lección que creo que no van a olvidar.

Compartir Esto:
Loading...